Un nuevo enfoque sobre la lactancia y la presión social

He tenido la suerte de disfrutar con mis dos hijos de largas y placenteras lactancias. Con mi hijo mayor el comienzo fué duro, pero con ayuda conseguimos superar todos los obstáculos. Por eso, mí respuesta fué un sí rotundo cuándo me ofrecieron ayudar a otras mujeres, que como yo, deseaban vivir la maternidad plenamente y entonces nació de la mano de Irene, Maica y yo misma, la asociación de ayuda a la lactancia LACTANDO.

En esa aventura, me encontré con bastante incompresión por parte de mucha gente: ¿por qué le das el pecho, si ya es mayor? ¿y no le das ningún bibe? ¿y sólo toma teta? ¿y no te da “corte” darle el pecho delante de la gente en cualquier sito? y por supuesto, la inevitable pregunta: ¿hasta cuando piensas seguir dándole teta?

Yo al principio me sentía con la obligación de dar todas esas respuestas, que repetía una y otra vez cómo una letanía: Porque es bueno para él/ella y a mí me gusta, no toma bibes, no me da corte y tomará pecho hasta que ambos queramos… Pero después ya me cansé de dar tantas explicaciones y me limitaba a sonreir… falsamente claro, porque en realidad estaba hasta las narices de tanta  tontería.

También me encontré con muchísimas mujeres, que me llamaban porque tenían problemas con la lactancia. Acababan de dar a luz y ya tenían en la cocina, biberones de varias formas y colores, calienta biberones, leche de varias clases y por supuesto un par de chupetes, sino más… y yo les preguntaba: ¿pero si realmente quieres dar el pecho, para qué necesitas todo eso? y me miraban muy confusas… algunas se daban cuénta del engaño “comercial” que habían sufrido y nos reíamos juntas,  y otras, eludían la pregunta y en el transcurso de la visita, me iba dando cuenta que su petición de ayuda era para que “alguien que entiende” confirme su “incapacidad” para dar el pecho ante la familia, y así tener una excusa para dar el bibe sin sentirse malas madres.

¡Yo me daba cuenta de que ellas tenian la misma necesidad de justificarse por no dar el pecho como yo por darlo! Todo dependía de la edad del niño…

Por eso me molesta igualmente si una mamá decide dar biberones a su bebé desde el primer momento, por los motivos que sean,  que la critiquen o cuestionen. ¿En serio alguien se cree con derecho a reprocharle nada?

Porque nos nos engañemos, somos como como borreguicos en la crianza de nuestros hijos igual que en otros aspectos de nuestras vidas. Y lo “normal” lo que nos han metido en la cabeza años y años de publicidad es: Darle el pecho al bebé al menos durante un mes o hasta que alguien decida que no tienes suficiente leche o que tu leche no vale (esto suele pasar en la crisis de los 3 meses) Después sigues con los biberones, papillas, etc. Y todo calculado milímetricamente: a los X meses papilla de cereales, a los X meses de frutas, y así sucesivamente.

Todo lo que se salga de ese orden pre-establecido, nos va a causar incomprensión por parte de los demás y lo que es peor, malestar en  nosotras mismas porque no estamos actúando cómo mamis de “manual”.

Pues bien, mi opinión sobre todo esto es que ni existen las mamis de manual, ni tampoco los niños de manual. ¡Olvídate y libérate!  Así que cada quién que crie a sus hijos como buenamente pueda, quiera y sepa, y dejemos en paz a los demás padres, sobre todo a las madres primerizas, que bastante tienen ya, con sus miedos, dudas y su temor a no ser buenas madres. Tiremos los “manuales” que tratan a nuestros hijos de “tiranos” o hablan de ellos cómo si fueran máquinas. Porque no todos los bebés comen, hablan, caminan, pesan ni viven su vida según tengan “X” meses o años.

No obliguemos a nuestros hijos a comer cuándo no tienen hambre o lo que el manual dice que tiene que comer, no los obliguemos a dormir sólos  cuándo aún no estás preparados para ello, no los obliguemos a tomar teta si te sientes fatal y estresada haciéndolo, no los obliguemos a tomar biberones y papillas cuándo lo único que quieren es teta… Y sobre todo, mira a tu hijo, porque aunque aún no sepa hablar, con su mirada te va a decir qué es lo que necesita… y muy probablemente,  no coincida con lo que dice el dichoso manual. Y si aún así necesitas ayuda, búscala en aquellos que tratan a tu hijo como la persona que es: única y diferente a cualquier otra.

NOTA ACLARATORIA: Dícese de manual a cualquier libro, pedíatra o sabiónda de turno, que eváluan a los niños según su edad, peso, altura, etc.

Anuncios

19 pensamientos en “Un nuevo enfoque sobre la lactancia y la presión social

  1. Tengo que decirte Carmen que en este post te has superado!! que lo sepas!!. Me ha encantado, porque yo le di teta a Miguel hasta los 4 o 5 meses, no me salía de verdad, nada, casi ni gota, el pobre pasaba un hambre que no veas, y yo me sentía fatal al pensar que no le iba a dar más, por otro lado me estresaba mucho darle teta, estaba agotada, cansadisima, trabajando y corriendo a casa para darle teta. Pero sobre todo me canse de que me dijeran no es que no te salga, es que no lo pones bien, es que eso es normal, es que… Pero de verdad que me saque con un saca leches que me hizo polvo y no salió ni un culo después de 30 min, probé tomando zumo de pera que dicen sale más leche, probé comiendo tantas cosas que dan más leche y nada. Así que comencé a avergonzarme cuando le di biberón porque todos me decían podías haberle dado más. Menos mi madre que me dijo: Noelia tu haz lo que tengas que hacer, eres su mama y sabes perfectamente que es lo que sucede y que hacer. Y no veas la confianza que sentí en ella y en mi. Se lo agradeceré eternamente porque era la primera vez que me sentía valorada como mama. Así que yo soy de las que piensan y sienten que cada madre sabe si se escucha que hacer y como. Que lo que nos falta es eso escucharnos un poco más.
    Y sobre todo que cada uno se dedique a la educación y crianza de sus hijos, que es de los que sabemos, no de los del otro!. Y si una madre pide ayuda se le da, pero gratuitamente sin pedirlo NO.
    Muchas gracias queridísima Carmen por este post porque a mi me ha liberado un poquito más de esa espinita de la lactancia de la que creo que no disfrute nada y que creo que mi cuerpo estaba rechazando y por eso no me salía leche, (si una se mira sabe porque pasan las cosas que pasan, yo saque enseñanza de ese periodo)

  2. Totalmente de acuerdo con este “articulo”. Yo tengo 3 hijos. COn la primera, lo que tu dices: no tienes leche, yo no tuve leche tu tampoco, no es de buena calidad, me compraron un peso para pesarla antes y despues de cada toma,…barbaridades. Lloré mas que Jeremias. Necesité tener el 2º hijo (ademas de porque lo deseabamos), para poder resarcirme de la lactancia que tuve con la mayor. Y fué maravilloso. Con este 3º es aun mejor. Lo disfruto muchisimo y ya no me da miedo que me digan: ¿llora por hambre? ¡¡A ver si no ha comido lo suficiente!!! ¿Le toca?…bufff, ¿por que una cosa tan natural lo tienen que complicar tanto? Lo que tu dices, tienes que “escuchar” a tu hijo y a ti misma.

  3. Y tanto que has tenido esa SUERTE!!! yo no la tuve, y lo digo desde el respeto hacia aquellas madres que voluntariamente deciden no darles el pecho. Tu artículo ha sido una bomba de oxígeno para mi culpabilidad por no haber sido capaz de prolongar más allá de mes y medio el amamantamiento de mi hijo, una de las pocas cosas que me hacían ilusión en esto de la maternidad, ya que mi embarazo no fue buscado y para más inri vino en uno de los peores momentos de mi vida en todos los aspectos, pero tenía claro que le daría el pecho hasta que él no quisiera más ¡qué ingenua! como si eso fuera así de sencillo. Así que dos grandes sorpresas me trajo esto de ser mamá: una no ser capaz de darle teta y otra descubrir, en el poco tiempo que sí fui capaz, que es una de las cosas más maravillosas que puede sentir una mujer, sacrificado, sí, pero muy gratificante, al menos en mi caso así fue. Por eso cuando veo una mujer dándole el pecho a su hijo no puedo evitar sentir envidia sana y una extraña tristeza que me recorre el cuerpo…

    • Pues sí que es una pena que te sientas así Piki, intenta pasar página y disfrutar de otros aspectos de la maternidad, ¡te aseguro que hay dónde elegir! El que la lactancia haya fracasado no significa que seamos un fiasco de madres. ¡así que animate porque estoy segura que eres la mamá perfecta para tu bebé!
      ¡Ah! y muchas gracias por tu comentario porque me has inspirado para escribir 2 post más, que publicaré en breve 😉

  4. Hola corazón!! muy interesante este post… sabes que en dos meses nacerá Adrián y tengo clarísimo de que quiero darle lactancia materna porque es lo mejor para él y también para mi. No me planteo la posibilidad de no poder darle… creo que si una mujer es capaz de en su vientre llevar un bebé, que su cuerpo está preparado para que en su interior se cree una nueva vida… luego ese mismo cuerpo es capaz de amamantarlo como lo hace cualquier hembra de cualquier especie. Yo siempre me hago la pregunta de porque en paises muy pobres, en tribus africanas… todas las mujeres dan pecho a sus hijos ¿porqué todas ellas si pueden? ¿acaso sus pechos son especiales? pues creo que es porque ni se plantean el no ser capaces de hacerlo…pares a tu hijo y luego lo alimentas, punto. Todo está en la mente, y también hay que pasar un poquito de comentarios que fluyen a nuestro alrededor, que no nos influyan las opiniones que nos hacen cuestionarnos si somos o no somos válidas para dar el pecho a nuestros hijos porque seguro que SI todas podemos.

    • Para nosotras que podemos observar a diario el milagro de la vida, es más fácil comprender de lo que es capaz la naturaleza, ¿verdad nena? Lo que comentas de los paises pobres es muy interesante: ¿crees que allí hay un buen nicho de mercado para los fabricantes de leche y papillas? está claro que no. No merece la pena invertir en publicidad, ni en regalar muestras, ni en incentivar el consumo… Pero dónde nosotras vivimos, llevamos más de 50 años con el bombardeo y para nosotras es mucho más difícil creer en nosotras mismas, en nuestro poder como mujeres para engendrar, parir y criar a nuestros hijos… Tú ya has dado el primer paso: tomar una decisión firme de dar el pecho, a partir de ahí sólo te queda informarte para rebatir los comentarios absurdos de los demás, pero también para no dudar de tí misma y si buscas ayuda de otras mujeres que hayan pasado por ahí mejor (¡ya sabes dónde estoy!) Y por último, disfruta mucho muchísimo de tu lactancia, cómo disfrutas de tu embarazo, lo demás vendrá rodado, ¡ya lo verás! Un besico!

  5. ¡Qué bien me viene este artículo, Carmen!. Yo, primeriza que aún estoy en esa fase de dulce espera, que aún no he sentido a mi precioso bebé entre mis brazos… ya ahora me desvivo dando explicaciones de las razones por las que quiero, dentro de lo posible, vivir junto a mi hija esa experiencia de la lactancia materna, que me parece maravillosa, el tiempo que sea posible, el que a ambas nos pida nuestro instinto, el que las circunstancias lo permitan…

    Tengo aún mucho que aprender al respecto… para empezar, de momento no me sale esa sonrisa de aceptación ante las opiniones ajenas (muchas de ellas, demasiado cercanas) cuando no sólo no apoyan ese mi deseo sino que lo intentan derrumbar con argumentos desinformados y muchas veces irrespetuosos, o al menos, así los siento. Imagino que el tiempo y la experiencia me dará la madurez para ir poniendo todo en su sitio, para dejarme llevar por mi instinto y no escuchar al resto. Mientras tanto, me va costando lidiar con tanto manual de “no te vayas a complicar, no te vayas a esclavizar, si es lo mismo, etc”.

    Un abrazo

    • ¡madre mía la que te espera! ¿Ya te están dando la brasa? ¡no me lo puedo creer! ¿no pierden el tiempo contigo eh? ¡Pues vas a tener que ir preparándote si quieres tener una plácida lactancia!
      Lo de la sonrisa de aceptación te lo va dando la experiencia o más bien el hartazgo de haber oido mil veces lo mismo… Antes tienes que pasar por las caras de: “¡no! ¿en serío mi leche no vale?” , la de torcer el morro: “venga vale no valdrá, pero voy a hacer lo que me salga de… mis pechos”, la de desesperación: ¿pero es que no me vais a dejar en paz? y tantas y tantas caras… tranquila, ya irán saliendo por si solas, esto es lo que menos debe preocuparte…

      Te voy a dar algunos consejos a ver si alguno te pudiera ayudar ¿vale?

      -Busca, mucha mucha información, busca asociaciones de lactancia e intenta acudir a las reuniones que organizan ya antes de parir y se te puedes llevar a las que te comen la cabeza mejor…

      – Lee todos los libros de Carlos Gonzalez (serán tu nueva biblia)

      -Busca un mantra para repetir cuándo te sientas atacada, el más efectivo es el que hacen los niños: taparte los oidos y cantar LALALALALA!!! pero si te da corte puedes repetir mentalmente: “mi bebe es feliz, yo soy feliz” o alguna otra frase que te haga sentir bien.

      -También puedes intentar explicar a esas personas el daño que te hacen esos comentarios y pedir respeto. Yo lo intenté y no me funcionó, pero a lo mejor a ti si!

      Bueno, si se me ocurre algo más ya te iré comentando, ya sabes dónde me puedes encontrar para lo que necesites.
      Un besico!

      • ¡Muchísimas gracias por tus consejos!. El de intentar poner el límite verbalmente, explicando tranquilamente que se me hace daño y sólo necesito apoyo, como bien dices con las personas más radicales de momento no me ha funcionado. El de los libros de Carlos González (y otros) también lo había hecho por mi cuenta. Sin embargo, el del mantra (especialmente ese mismo “mi bebé es feliz, yo soy feliz”) ME HA ENCANTADO y creo que comenzaré a aplicarlo desde hoy mismo!.

        Un beso fuerte, nos vemos muy pronto

  6. Con respecto al comentario de EVA, decirle que las cosas no son tan sencillas aunque la naturaleza sea aparentemente “sabia” . Yo por ejemplo, como ya dije en un comentario anterior, SÍ QUERÍA con todas mis fuerzas darle el pecho pero NO PUDE, lo estuve intentando por mes y medio aprox., pero por más recetas, pócimas, hierbas, medicinas, sacaleches e historias que probé lo único que conseguí es tirar un montón de pasta a la basura. ¿Acaso tú podrías aguantar ver a tu bebé ir perdiendo peso y sufrir llorando de HAMBRE? ¿tendrías la valentía de aguantar hasta ver si tus glándulas mamarias se activaban y/o el bebé succionaba con suficiente fuerza? Aún se me saltan las lágrimas cuando leo comentarios como los tuyos, y eso que mi hijo ya tiene casi 7 meses. Como ves no lo he superado. Está claro que en África las madres dan el pecho sí o sí, pero es que tampoco tienen otra opción y en cualquier caso si eso falla tampoco te vas a enterar de todos los niños que mueren, además está la figura de la “amamantadora” que se encarga de darle el pecho a los bebés de las madres que no pueden hacerlo (eso ya lo hacían en tiempos de mi madre). Si eres primeriza no te culpo de pensar así porque yo también creía que el tema de darle teta o no era simplemente una cuestión de gustos. Mi experiencia se encargó de desmontarme esa teoría y te puedo asegurar que para mí fue uno de los chascos más grandes de mi vida.
    A DULCE ESPERA la animo mucho porque dar el pecho es una de las sensaciones más maravillosas que puede experimentar una mujer, y lo dice una que jamás tuvo el instinto maternal desarrollado con lo cual creo que mi opinión es más valiosa y objetiva. Yo solo pude disfrutarlo un mes y pico pero si llego a saber que me iba a durar tan poco lo hubiera vivido con más intensidad. Puede que sea sacrificado pero desde luego merece la pena. Mi enhorabuena para todas las que dais el pecho.

    • Hola Piki,
      Lo primero que quiero es pedirte perdón porque veo que mi comentario te ha dolido y no era para nada mi intención. Asi que mi disculpa que vaya por delante… de verdad que lo siento mucho.
      Lo que te pasó a ti, le pasa a muchísimas mamis y puede pasarme a mi también… y si por los motivos que sean finalmente no pudiera dar el pecho pues obviamente no voy a estar viendo que pasa hambre, desde luego que no lo voy a consentir y por mas que me pese recurriré a los biberones que aunque no es lo mismo, tampoco pasa nada.
      En mi comentario, lo que intentaba decir es que no me planteo esa posibilidad… ni la pienso. Me estoy mentalizando de que igual de que para gestarlo no estoy teniendo problemas, tampoco los tendré a la hora de lactarlo… y si los tuviera pues en ese momento iré a la farmacia a por su leche en polvo, sus bibes y lo que le haga falta. Pero antes de eso, haré lo posible para darle la teta…igual que hiciste tú, y si necesito ayuda de la matrona, de asocionaciones, de quien sea la pediré que para eso están.
      Este tema lo hablo con muchas mamis… y muchas me comentan que ya tienen algun bote de leche comprada por si ven que no se enganchan facilmente a la teta, meterles el biberón… y eso es lo que critico.
      Ya van con la idea de que no podrán… y ese “y si no puedo” ya va de boca en boca a mucha velocidad… y las unas a las otras nos estamos cuestionando de si somos capaces.
      Es mi primer bebé, asi que no hablo desde la experiencia… pero si defiendo la lactancia materna porque estoy muy a favor. Y puede que me toque tragarme mis palabras y no poder disfrutar de esa experiencia tan bonita que debe ser amamantar a tu hijo… pero simplemente es algo que no me planteo, quiero ser positiva y creer que si podré.
      UN SALUDO A TODAS Y DE NUEVO, LO SIENTO.

      • Disculpas aceptadas, pero no tenías por qué pedirlas, ya te he dicho que entiendo tu punto de vista porque yo también pensaba igual cuando era una “ignorante” en la materia, además tengo que reconocer que estoy susceptible con respecto a este tema. No pretendía hacerte sentir mal, tan sólo que comprendieras que no siempre es cuestión de querer. Espero y deseo que no tengas ningún problema con la lactancia, seguro que así será, pero si lo tuvieras no dudes en hacer lo que sea para conseguirlo, lo que sea menos obsesionarte y perderte el resto de cosas buenas que tiene la maternidad como me pasó a mí. Yo te recomiendo que acudas a los grupos de ayuda a la lactancia, son una ayuda realmente buena y además lo hacen altruístamente, pero eso sí, ve cuanto antes porque yo esperé demasiado y creo que por eso no tuve éxito (como ves aún sigo pensando que algo me quedó por hacer).
        Un besito y SUERTE!!!

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s