¿Qué siente el bebé al nacer?

nacerMuchas embarazadas cuándo vienen a hacerse la ecografía me lo preguntan. Yo misma me lo he preguntado un montón de veces, pero es difícil saberlo.

He estado investigando sobre el tema, y uniendo todo lo que he leído  a la intuición de madre, creo que he logrado hacerme una idea de lo que sentimos al nacer.

Partimos de la base de que no todas las personas nos sentimos de igual manera ante una misma situación. Frente a un problema cualquiera, por ejemplo: un cambio de domicilio, unos se enfrentan con ilusión, otros con miedo, otros se estresan, otros se lo toman con tranquilidad y  lo hacen poco a poco y otros optan directamente por no mudarse. Por eso la lógica nos lleva a pensar  que no todos los bebés sienten lo mismo al nacer.

Gracias al trabajo del Dr. Chamberlain (psicólogo prenatal y perinatal) sabemos también, que el bebé tiene sentimientos y que es capaz de recordar experiencias desde ya antes de nacer, por lo tanto no podemos afirmar que no se enteran de nada… sino todo lo contrario.

Conocemos también, gracias al trabajo de Vivette Glover, el mecanismo por el cuál las hormonas y neurotransmisores que la madre segrega viajan en la sangre, atravesando la placenta y llegando hasta el bebé. Por lo que podemos llegar a la conclusión de que durante el parto, si la mamá esta tranquila el bebé también, si está asustada el bebé también, si esta alegre su bebé también…

¡Apasionante el mundo de las hormonas! Se acerca el parto y el cóctel está servido: oxitocina, endorfinas, adrenalina… vamos a ver el papel que juega cada una de ellas de una manera muy resumida:

-Oxitocina: bautizada por el Dr. Michel Odent como “la hormona del amor” nuestro cuerpo la segrega, por ejemplo, durante el sexo, mientras se amamanta, en el parto, es decir, que está prensente en cualquier acto de amor. Durante el trabajo del parto la oxitocina provoca las contracciones.

Es curioso que los niveles más altos de oxitocina a lo largo de nuestra vida se dan justamente al dar a luz, y digo que es curioso, porque yo siempre he pensado que parir un hijo es el acto de amor más grande que podemos experimentar.

-Endorfinas: son la anestesia natural más potente que existe, más que la morfina y la petidina. Además se adapta a lo que tu cuerpo necesita en cada momento: tú decides cuándo y qué cantidad. ¡Ahí es nada!

-Adrenalina: consiguen que estemos alerta y extremadamente sensibles. Tenemos que recordar que somos animales, y que se supone que vamos a parir en medio del campo enfrentándonos a un montón de peligros en un momento en el que nos sentimos muy vulnerables. Hoy día los únicos “depredadores” son la cantidad de personal sanitario que pasa por delante y se “asoma” a ver como vas… ¡jejeje! En realidad lo que quiero decir, es que la adrenalina va a conseguir que estemos expectantes y participativas en nuestro parto. Es conveniente tener en cuenta que un exceso de estrés hace que los niveles de adrenalina aumenten y que descienda el del resto de hormonas, consiguiendo así, que aumente el dolor o incluso, que se paralice el parto.

Y ahora que sabemos esto, ¿Cómo hacemos para vivir nuestro parto de una manera relajada?

Normalmente las mujeres nos enfrentamos al parto con una mezcla de ilusión y de incertidumbre o miedo. Yo creo que la ilusión y la alegría nos viene de “serie” , pero sin embargo, pienso que el miedo nos lo han metido en el cuerpo durante generaciones y generaciones al desnaturalizarse el parto, llegando a convencer a la gran mayoría de mujeres, que somos incapaces de soportar semejante dolor. Ciertamente me encantaría poder hablar con mi tatarabuela y preguntarle cuáles fueron sus miedos frente al parto… no sé porqué me da a mi en la nariz, que nuestras antepasadas ni siquiera se planteaban la posibilidad de no ser capaces de soportar el dolor del parto y amamantar a sus bebés, cómo hacemos nosotras hoy día. Pensar así nos genera un gran estrés a la hora de enfrentarnos al parto y a la maternidad, por lo que simplemente eliminando esta creencia errónea de tu pensamiento conseguirás llegar al parto de una manera mucho más relajada. ¿No crees que si realmente no fuésemos capaces de parir sin epidural y criar a nuestros bebes sin biberones ya nos hubiésemos extinguido?

¡Si quieres parir con epidural y darle el biberón a tu hijo hazlo por convicción propia y no porque te metan el miedo en el cuerpo! Cree en ti, en tu capacidad creadora, en tu capacidad de dar y amar: “dar-vida” y “ama-mantar”.

Para estár más relajada también ayuda tener información de lo que va a pasar, búscala en las fuentes más fiábles: tu matrona y los cursos de educación maternal que imparte. En este caso concreto, no ayuda nada escuchar a otras mujeres contar como fue su parto o el de fulanita, por lo visto estas mujeres encuentran una pervesa diversión en ver la cara horrorizada de la futura parturienta…

Y por supuesto busca el apoyo y la compañia de alguien que te infunda tranquilidad y confianza: el padre, o en en su defecto cualquier persona que consiga hacer que te relajes para recibir a tu bebé.

Confiar en ti misma, informarte y tener apoyo de alguien de confianza son la claves para no sufrir y por ende, que nuestro bebé no sufra durante el parto.

Para intentar entender mejor los sentimientos que pueden tener los bebés durante el parto y sobre todo deducir lo que más nos preocupa: si sufren o no, podemos hacer un ejercicio que requiere de bastante imaginación y empatía, es decir vamos a ponernos en la piel de un bebé en su alumbramiento. ¿Te atreves a nacer de nuevo? ¡Vamos allá!

Continuará en el próximo post exclusivo para suscriptores. ¿Te has suscrito ya?

Anuncios

3 pensamientos en “¿Qué siente el bebé al nacer?

  1. Poniéndome en la piel del bebé, estoy segura que para ellos es más traumático que para nosotras, al fin y al cabo la mamá sabe que va a nacer un niño, pero el niño no es consciente de que lo es y su cómodo mundo intrauterino es todo lo que conoce, por ello pensémos más en el chiquitín que está a punto de unirse a nosotros y menos en cosas pasajeras como es el dolor al parto, y sobre todo (consejo de una reciente madre primeriza), aunque fuera un embarazo no buscado o deseado, no dejemos que ese momento pase de puntillas por nuestra vida, pues es algo único, lo más trascendental, importante y único que vamos a hacer jamás.

  2. DESPERTANDO

    En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:
    -¿Tú crees en la vida después del parto?
    – Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
    – ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?
    – No lo sé pero seguramente… habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
    – ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
    – Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
    – Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
    – Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
    – ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?
    – ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
    – ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
    – Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?… Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella…

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s