¿Trabajando y lactando?

lavaboSinceramente, tal y cómo están las leyes hoy día me parece una utopia. Las mamás nos vemos en una situación lamentable, cuándo a los 4 meses de haber nacido tu bebé te tienes que incorporar al trabajo: O abandonas el trabajo o abandonas la lactancia… ¡a ver quién es la guapa que elige no trabajar!

Si quieres intentar combinar lactancia  y trabajo, hay mucha información al respecto en libros y en la web, que aunque para mi gusto, las pautas que se dan sólo sirve a una minoria, desde aquí yo te animo a intentarlo, ya que la causa bien lo vale, y quien sabe si tú no eres una de esa afortunada minoria. Además, siempre puedes contar conmigo en la sección TUS CONSULTAS de este blog,  y buscaremos soluciones concretas a los problemas concretos que te vayan surgiendo.

Desde las asociaciones pro-lactancia también nos animan: -¡claro que sí se puede! ¡aquí te dejamos las claves para conseguirlo!- Y a la pobre mamá se le va abriendo la boca hasta caer la mandíbula al suelo al leer o escuchar todo lo que tiene que hacer para conseguir dar el pecho en exclusiva a su bebé hasta los 6 meses, tal y cómo recomienda la OMS, no hablemos ya, de ir más allá. Otras asociaciones, se limitan a imprimir folletos explicandoles a las mamás y empresarios que la lactancia está protegida por la Ley y reivindican espacios adecuados para sacarse la leche y dar de mamar (esto en las grandes empresas está genial: guarderia, sala de lactancia, etc.), si trabajas en un pedazo de empresa estupendo, pero ¿y las demás qué?

Por suerte, otras asociaciones aprovechan su plataforma para reivindicar  minímo 6 meses de baja maternal y yo desde aquí me sumo a ellas, ya que considero que es la única solución viable y real para la gran mayoría de mujeres.

En fin que cada asociación hace lo que puede, que ya es algo, y es de agradecer.

Me encantaría que alguna mamá nos contara su experiencia de como consiguen mantener la lactancia y el trabajo. ¡Un olé por ellas! Ojalá alguna de ellas lea esto y nos cuente su grata experiencia.

Algunas de las recomendaciones  y consejos que podrás encontrar rebuscando por Internet y algunos libros son:

-Qué el bebé vaya haciendo tomas de la mano de quien lo va a cuidar en taza o cucharita  (el biberón se desaconseja) cuándo éste no tenga mucha hambre, un par de semanas antes de incorporarnos al trabajo. A lo que yo añado: importante buscar a alguien con la paciencia suficiente para esto…

-Empezar a utilizar el sacaleches una o dos semanas antes de la incorporación. No agobiarse con la poca cantidad extraída.

-No hace falta quitarle tomas de  pecho para darle papillas o biberones o leche extraída o lo que sea, para que el bebé se acostumbre ya que se va a acostumbrar igualmente, aprovecha que estás en casa hasta el último momento. (Este sí que es un buen consejo, incluso si piensas destetar)

-Una vez que hemos empezado a trabajar, si puede ser, que nos acerquen al niño al trabajo para darle de mamar ¡je!

-Planificar bien las tomas: darle el pecho justo antes de irte, en cuanto llegues a casa también, varias tomas por la noche y  extraerte leche en el trabajo al menos 3 veces al día… (me he agotado solo de escribirlo)

Por desgracia, no existe la fórmula magistral y lo que a otra mujer le puede haber funcionado, no tiene por qué funcionarte a ti, así que para la inmensa mayoría de las mujeres estas recomendaciones no sirven para nada, pues su realidad es otra:

-La persona que cuidará al bebé seguramente no colabore  porque le parecerá una chorrada tanto esfuerzo (tazas, cucharitas, sacaleches, descongelación al baño maría, batallar con el bebé porque quiere su teta y a su mamá)

-A la mayoría de jefes no les va a hacer ninguna gracia que cada dos por tres te vayas al baño con tu neverita para estar allí como media hora y salir sudorosa, con los pelos de punta y con una cara de agobio que para qué os cuento… (mi relación con el sacaleches es la más horrible que he tenido nunca, ¡y eso que probé con 3 diferentes!)

-En el caso maravilloso de que a tu jefe no le importen tus ausencias y tu estado de crispación post-extracción, tenemos que tener en cuenta varios factores: los clientes, los compañeros, las reuniones, las tareas urgentes… ¿lo vas a dejar todo para irte al baño corriendo porque “te toca sacaleches”? Si tú eres como yo,  de las que se aguantan el pis hasta que revientan porque no tienen tiempo ni de ir al baño me entenderás…

Desde el gobierno, también nos dan facilidades para conseguirlo: con el permiso de lactancia las mamás disponen de media hora antes de entrar o antes de salir o de una hora durante la jornada, lo que ayuda mucho si vives al lado, encima o debajo del trabajo o también si vives en el mismo sitio que trabajas, una vez más, ¡je!

¿Y el bebé que opina a todo esto? Pues seguramente, no le haga ninguna gracia dejar de ver a  su mamá durante tantas horas ni que le cambien la teta por una taza, por mucho que el contenido sea el mismo, el continente no se puede reemplazar.

Yo tuve la gran suerte de poder dejar de trabajar durante 6 años para criar a mis retoños y de recibir mucha ayuda (vamos que venía mi madre a llenarme el frigo…) Y más aún, luego tuve la suerte de que cuándo quise incorporarme al mundo laboral “solo” me llevo un año encontrar trabajo.

El caso es que yo tuve que elegir, lo cual fue malo porque hubo que apretarse el cinturón, pero aún es peor, que la mayoría de mujeres no puedan hacerlo.

Para terminar quiero señalar a los verdaderos culpables de todo esto: los políticos (me da igual el partido), a ver señores y señoras del congreso: ¿cuándo coño se van a dar cuenta de que el permiso de lactancia no vale para nada? ¿Para cuándo el aumento de la baja maternal, al menos, hasta los 6 meses?

Ojala pronto destinen dinerito para que el empresario no tenga que asumir el gasto de las bajas maternales, y así incentivar la maternidad de este país que cada día está más viejecico.

MORALEJA:

  “Si quieres currar y de mamar mucho tiempo dar, a Noruega tendrás que emigrar…”

Anuncios

7 pensamientos en “¿Trabajando y lactando?

    • Verdaderamente es algo muy complicado. Yo soy mama de una bebe de 6 meses y llevo trabajando ya dos meses. Al principio se me hizo duro pero me he ido acostumbrando y ha estado hasta hace unos días con lactancia materna exclusiva. Ahora he empezado a introducirle las papillas, y se las sigo preparando con leche materna. Claro, que tengo la suerte de poder realizarme la extracción de leche en el trabajo, si no hubiera tenido que abandonar aún sin querer hacerlo.
      También aprovecho para comentar algo que me duele bastante. He notado como la gente de mi alrededor ha insistido hasta la saciedad para que empezara a alimentar a mi bebe con algo más que no fuera el pecho, cuando mi peque está sanísima y con un peso normal a su edad. A veces me han hecho sentir hasta egoista por estar dandole el pecho, cuando yo creía que todo el mundo sabía es lo mejor que le podemos ofrecer cuando son bebes. Y ahora que ya le doy una toma de papilla al día me dicen que no entienden como no se la doy con leche de fórmula en vez de con leche materna. En lugar de estar agradecidos por mi esfuerzo, no lo valoran en absoluto, y tampoco es que quiera una medallita, pero me entristece el desconocimiento que hay en torno a la lactancia y el gran peso que ejerce la publicidad de alimentación para bebes.

      • Ciertamente es tan triste y por desgracia, tan habitual lo que me cuentas, que llevo desde ayer pensando que decirte…
        No puedo darte una solución, aún no he logrado a entender, por qué la sociedad y lo que es peor, la propia familia someten a una mamá primeriza a esas presiones. Efectivamente, la publicidad hace y sigue haciéndo mucho daños. También muchos pediatras, que todo los solucionan “recetando” biberones…

        Se me ocurre que podrías sentar a todas estas personas en una reunión y decirles cómo te sientes, el daño que te hacen esos comentarios…, o si eso te cuesta mucho podrías escribirles una carta, y ya si me apuras dejar abierta esta página en el ordenador y que todo el mundo la pueda leer… Por probar no pierdes nada, y si nada esto “suaviza” la situación, aquí tienes un espacio dónde expresarte, desahogarte y encontrar una mano amiga que te comprende. Por lo menos renovarás fuerzas para seguir “aguantando el tipo”. Un besico muy grande y mi enhorabuena por conseguir combinar la lactancia y el trabajo: en este sentido, lo más díficil ¡ya lo has superado!

      • Muchas gracias por tu respuesta. Por cierto, es un placer abrir el correo y ver nuevas entradas en este blog.

  1. Hola chicas! Yo también he conseguido poder mantener pecho y trabajo, aunque no de forma exclusiva como me hubiera gustado… Aitor tiene 5 meses y lleva uno en la guardería. Yo he conseguido una reducción de mi jornada laboral y voy en horario de 9 a 14h., aunque al peque no lo recojo hasta las 16h. Lo que hago es darle el pecho antes de irme y retomarlo cuando ambos volvemos a casa. Intenté utilizar el sacaleches durante las horas que no estábamos juntos pero mi relación con él fue como la tuya, Carmen, de manera que acabe divorciándome de él y ya no nos hablamos 🙂 Lo que hago es que Aitor toma biberón en las dos tomas que hace en la guarde y mi pecho se ha acostumbrado y aguanta sin problemas. Los fines de semana, en cambio, pasamos de los bibes y hacemos todas las tomas del pecho. Estoy encantada. Mi pecho se regula muy bien, y Aitor ha aprendido a combinar biberón y pecho estupendamente. Para llegar a este punto lo que hicimos fue acostumbrar a Aitor, dos semanas antes de entrar a la guardería, a usar el biberón. Costó un poquito…pero acabamos ganándole la batalla!!

    Con respecto a lo que cuentas, Siriusca, te entiendo perfectamente. A mi me está pasando con el colecho. La gente no para de decirnos que eso es malcriarlo y nos miran regular por ello. Menos mal que yo no hago ni caso! Aunque he de reconocer que a veces incomoda un poco tener que explicarte o “justificarte” por algo que haces con tanto amor y que no es entendido de esa forma.

    Hace ya tiempo de esta entrada, de forma que deseo que todo haya pasado para tí…

    Un saludo a las dos.

    Enhorabuena por el blog, Carmen. Lo leí en su día pero tenía ganas de profundizar en él…y hoy por fin lo he hecho! Ya dedicaré un espacio en el mío a tu trabajo contando mi paso por Ecox.

    • Jejeje! Es genial como te estas organizado con las comidas… tu peque y tu habéis encontrado vuestro propio “método” y los dos estáis contentos y eso es lo que importa! Muchas gracias por tu comentario y por ese futuro artículo sobre tu experiencia en Ecox. Un besico!

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s